Imagen no disponible



Dormir, el placer que se nos resiste

Si eres como yo, cuando llegas a casa después de un día largo haciendo malabares para tachar el mayor número de cosas de la lista de tareas pendientes, lo que quieres es relajarte. Es tentador sacrificar una o dos horas de sueño viendo tu serie favorita, enredando en las redes o poniendo una lavadora.

 

No pasa nada porque duermas poco un día. Pero ¿Sabías que dormir poco habitualmente puede ser la causa que está detrás de esos kilos que no consigues quitarte? Es mas, robarte horas de sueño aumentará el riesgo de diabetes y de enfermedades cardiacas. Son muchos los estudios que lo corroboran. Por eso te insisto, haz del dormir una prioridad.

 

Además, cuando dormimos lo suficiente y bien nos encontramos mejor, nos sentimos más felices, tenemos más energía y nuestra mente está mucho más despejada. ¡Y si encima nos ayuda a reducir esos kilos de más!

 

No obstante, tanto para los niños como para los adultos, puede ser algo difícil hacer la transición entre el ajetreo del día y el “modo reposo”. Por eso te propongo algunas estrategias que te facilitarán esa tarea.

1.   Procura tener un horario regular para irte a dormir. Haz de los baños con sales de Epsom tu hábito estrella. 

2.   Evita usar los dispositivos electrónicos una hora antes de tu hora de irte a la cama.

3.  Evita ruidos y luces en tu habitación.

4.  Procura ventilar tu habitación durante el día y que la temperatura por la noche sea agradable.

5.  Evita entrenar por la tarde-noche.

6.  Haz una lista de cosas pendientes, así te las quitarás de la cabeza y no interferirán con el sueño.

7.  Considera tomar gelatina o caldo de hueso, tienen un efecto calmante. 

8.  Crea un ritual de sueño que te encante.


Imagen no disponible

Con Amor,
Natalia



Publicado por Natalia Croissier el 14/03/2019