Makis de Aguacate y Manga

Makis de Aguacate y Manga

A casi todo el mundo le gusta la comida japonesa, el problema es que no todo el mundo quiere comer pescado, bien porque no le gusta o bien porque no quiere comer productos de origen animal. Sea como fuere, esta receta es para ellos. Y también para los amantes de la comida japonesa tradicional. Verás que te rechifla.

 

Ingredientes:

  • 4 hojas nori
  • 1 manga
  • 1 aguacate
  • 1 pepino
  • 2 tazas de agua
  • 1 taza de arroz
  • 2 cucharadas de vinagre de arroz
  • 1 cucharada de azúcar de coco o panela
  • 1 cucharadita de sal del Himalaya

 

Foto de Jeanine

 

Instrucciones:

  1. Cocina el arroz como lo hace habitualmente. Retira del fuego y déjalo reposar, cubierto, durante 10 minutos.
  2. Mientras se cocina el arroz puedes preparar el relleno, cortándolo en tiras finas y largas.
  3. En un bol pequeño, combina el vinagre de arroz, el azúcar y la sal. Caliéntalo ligeramente para que el azúcar se disuelva.
  4. Pon el arroz en un bol grande. Vierte sobre el arroz la mezcla de vinagre y revuelve con la ayuda de una espátula.
  5. Coloca una hoja de nori con el lado brillante hacia abajo sobre la estarilla de bambú.
  6. Con las manos, coloca un poco de arroz sobre la hoja de nori, dejando un tercio de la misma sin cubrir, de otro modo te quedará un churro cuando intentes cerrar el rollo, 😉 .
  7. Ahora dispón sobre el arroz la tiras de aguacate, pepino y manga. Cubre solo la mitad del arroz, para que al girar el rollo el relleno quede en el centro. ¡Ah! Y no te excedas llenándolo o no habrá forma de hacer el rollo y tendrás que pasarte al formato “maki deconstruido“, 😉 . Lo que viene siendo el “plan B”.
  8. Ayúdate con la esterilla de bambú para hacer rodar la hoja de nori hasta formar el rollo. Pega el final de la hoja de nori humedeciendo el borde final antes de cerrarlo.
  9.  Para cortar el rollo es importante que tu cuchillo esté bien afilado y que limpies la hoja después de cada corte.
  10. Coloca tus makis en una fuente y disfruta de tu obra de arte. ¿A que no fue tan difícil? Y son tan deliciosos que seguro que te enganchas.

 

Con Amor,
Natalia

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *