Falafels Mágicos

Falafels Mágicos

¡Pero, pero, pero! Eso fue lo único que llegué a articular la primera vez que leí los ingredientes de esta receta. No tenía claro si eran los ingredientes de una receta o la lista de la compra de la semana. 😉 En fin, lo sé, la lista de ingredientes es tan larga que creerás hacerte viejo antes de terminarla pero tranquilo, al probarlos volverás a recuperar los años perdidos. Confía en mí. Por eso son Falafels Mágicos. 😉 Además, resultan mucho más fáciles de hacer que anotar. Ya lo verás.

 

También son mágicos porque tienen un ingrediente secreto que les da un toque esponjoso y súper suave en el interior. El bicarbonato de sodio hará que el exterior se dore más de lo habitual pero el interior tendrá una textura mucho más aireada. Esto se consigue solo si los fríes, porque si los horneas, aunque quedarán igualmente deliciosos, la textura no será tan “mágica”. En cualquier caso, hazlos como más te apetezca, de igual forma los devorarán.

 

Ingredientes:

  • 2 tazas de garbanzos secos
  • 1/2 tallo de apio
  • 1 cebolla grande
  • 1/3 taza de pimiento rojo
  • 2/3 taza de perejil fresco
  • 2/3 taza de menta fresca
  • 1/2 taza de eneldo fresco
  • 2 cucharaditas de comino molido
  • 1 cucharadita de sal del Himalaya
  • 3/4 cucharadita de ajo en polvo
  • 1/4 cucharadita de orégano
  • 1/4 cucharadita de cardamomo
  • 1/4 cucharadita de jengibre
  • 1/4 cucharadita de canela
  • 1/8 cucharadita de nuez moscada molido
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1/2 taza de harina de arroz (o harina de garbanzo)


Foto de Thomas

Instrucciones:

  1. Cocina los garbanzos y colócalos en el procesador de alimentos junto al apio, las cebollas y el pimiento picados. Añade las hierbas frescas, la sal, las especias, el bicarbonato de sodio y la harina de arroz.
  2. Procesa hasta que todos los ingredientes estén finamente picados y obtengas una textura similar al cuscús.
  3. Prueba y ajusta los condimentos si es necesario.
  4. Transfiere la mezcla a un recipiente grande y forma bolitas. Coloca las bolas de masa sobre una bandeja forrada con papel pergamino y déjalas enfriar en la nevera al menos una hora, o mejor aún, toda la noche.
  5. Fríe los falafel tres minutos por cada lado y colócalos sobre un plato con servilletas de papel.
  6. Ahora solo te queda disfrutar de ellos. Los puedes acompañar con hummus, tabbouleh o salsa de tahini.

 

Con Amor,
Natalia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *