Pérdida de cabello: formas naturales de evitarla I

Pérdida de cabello: formas naturales de evitarla I

No creo que hay mucha gente que no desee tener su cabeza, además de llena de un cerebro brillante, recubierta con una espectacular cabellera que fuese la envidia del rey de la selva. Es más, juraría que alguno sacrificaría lo primero por tener lo segundo, 😉 ¡Aunque después te rapes! Eso da igual. Poder elegir qué hacer con tu pelo es un lujo que cuando eres joven –como con tantas otras cosas- no aprecias y cuando eres un poco mayor, anhelas no sin cierta dosis de frustración.

A pesar de que la pérdida de pelo se asocia principalmente a los hombres, las mujeres también sufren de este problema – algo menos aceptable en la sociedad actual desgraciadamente. Se estima que en sociedades occidentales como la americana, un 40% de los pacientes que sufren pérdida de pelo son mujeres.

La pérdida de pelo es un proceso complejo en el que intervienen distintos mecanismos: hormonales, genéticos e incluso ambientales. El folículo piloso, invaginación tubular de la piel que da nacimiento al pelo, está sometido al envejecimiento, igual que el resto de la piel. Los factores que condicionan dicho envejecimiento son muchos y variados, desde la genética o la epigenética, a determinadas agresiones como el tabaco o las radiaciones UV.

El término médico que recibe la pérdida de pelo es calvicie, de la que existen dos tipos. La calvicie areata es aquella en la que el sistema inmune ataca el folículo piloso, provocando la caída del pelo. La calvicie androgenética se considera hereditaria y puede tener patrón masculino –que empieza en forma de M y acaba formando un U- o femenino –que afecta a la zona central del cuero cabelludo-. La calvicie femenina puede ser debida al estrés, a condiciones patológicas del tiroides o al contacto consustancias tóxicas; sin embargo, el factor más común es el hormonal, como es el caso de los embarazos, la píldora, la menopausia u otros desequilibrios hormonales.

Las hormonas que afectan al crecimiento del pelo son la testosterona, la androsterona y la dihidrotestosterona (DHT). Aunque son hormonas masculinas, hombres y mujeres las tienen, solo que en distinta proporción.

Pero ¿sabías que hay nutrientes específicos para el crecimiento del cabello? De hecho, la mala nutrición, incluyendo deficiencias de ciertas vitaminas y minerales, es un factor importante de pérdida de pelo. Estos remedios naturales para evitar la pérdida de pelo trabajan para solucionar la raíz del problema, como la regulación de los niveles de hormonas, o luchan contra el estrés oxidativo, que aumenta con la edad.

Aunque de aquí a cien años, todos calvos, 🙂 la buena noticia es que con los cambios de estilo de vida para reducir el estrés, la mejora de la alimentación y el uso de otros remedios naturales, se puede enlentecer la pérdida del pelo y mejorar el crecimiento y fortalecimiento del mismo.

Para apoyar el crecimiento del pelo lo ideal es que nos decantemos, siempre que sea posible, por los alimentos ecológicos. Muchas de las sustancias que se utilizan en el cultivo convencional están catalogadas como disruptores endocrinos – para que me entiendas: te hacen un descalabro monumental en tu delicado equilibrio hormonal, esto es, te dejan hecha un ocho-.

También es interesante evitar determinados “alimentos” -permíteme el término- como las grasas trans, que aumentan la inflamación y la DHT –que se relaciona con la caída del cabello-, el azúcar, los alimentos procesados, el alcohol o el exceso de cafeína.

De los nutrientes clave para garantizar tu melena hablaremos en un próximo post pero te adelanto que están algunos  de nuestros habituales: las grasas omega tres, el zinc, las vitaminas del grupo B, el hierro, la vitamina C y la D. Y también te daré algunos remedios tópicos que debes considerar para mantener tu melena leonina. 😉

 

Con amor,
Natalia

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *