¿Harto de estar enfermo?

¿Harto de estar enfermo?

Últimamente, con los cambios de tiempo, el frío, el viento y las lluvias, todo el mundo está enfermo de repente. Tanto si te ha tocado ya o si deseas evitar que te pille, te voy a contar lo que comen algunos médicos para fortalecer sus defensas. Verás que no es tan complejo. 😉

Dr. Frank Lipman: Aceite de coco, cúrcuma y ajo

La incorporación de alimentos -junto con determinadas prácticas de estilo de vida- que apoyan y fortalecen el sistema inmune de forma regular es clave para la salud vital. Esto se debe a que la resistencia y adaptabilidad general del cuerpo depende en gran medida de la resistencia de nuestro sistema inmune.

Por ello, las setas son uno de sus ingredientes habituales, dado su papel en el fortalecimiento de la respuesta inmune; también lo son el ajo, ya que tiene actividad antivírica, antibacteriana y antifúngica; y los alimentos fermentados, ya que fortalecen la salud del microbios, al aportar bacterias saludables para el sistema digestivo. También considera imprescindibles todo tipo de hierbas y especias, como la cúrcuma y jengibre, ya que ofrecen ventajas antiinflamatorias e inmunomoduladoras. Pero el que sin duda no puede faltar es el aceite de coco, ya que contiene un compuesto llamado ácido láurico, que ha demostrado tener actividad antifúngica, antibacteriana y antivírica y ser capaz de mejorar la inmunidad.

aceite coco

Dr. Will Cole: Licuado verde, aceite de coco y ayuno intermitente

Aunque mucho se trata de lo que se debe comer: un licuado verde al día, sin demasiadas frutas, y al menos una cucharada de aceite de coco, en una crema de verduras, un té o un batido. También se trata de lo que no se come. Evitar azúcares refinados o alimentos procesados ya se considera un clásico. Sin embargo, una gran manera de reforzar el sistema inmune es el ayuno intermitente, alargando lo máximo posible el “ayuno” nocturno. Pero sin duda, las setas son un clásico en su fondo de armario. Todas pero en especial: chaga, melena de león, cordyceps y reishi. No solo son realmente buenas apoyando al sistema inmune, sino que se consideran excelentes adaptógenos.

Dra. Ellen Vora: Aceite de hígado de bacalao, jarabe de saúco y vinagre de manzana

Descansar, tomar unos rayos de sol y aire fresco o hacer gárgaras de agua tibia con sal son parte del protocolo para crear salud. También apoyan al sistema inmune el jarabe de saúco por sus propiedades antimicrobianas y el aceite de hígado de bacalao por su vitamina A. Sin embargo, se consideran imprescindibles los alimentos fermentados, como el chucrut o el vinagre de manzana, para construir la flora intestinal beneficiosa.

calbaza semillas

Dr Drew Ramsey: Semillas de calabaza, yogur y kombucha

Dado que el cinc es clave para una adecuada inmunidad, los alimentos ricos en este mineral no pueden faltar. Aunque las ostras son una excelente fuente -500% de la CDR en seis unidades-, las semillas de calabaza -aunque con un aporte mucho más modesto- son sin duda la fuente estrella, por deliciosas y súper versátiles: las puedes añadir en la batidora como parte de cualquier batido o en tortillas o ensaladas, y también en un salteado de verduras. Pero sin suponer ya a estas alturas ninguna sorpresa, son los alimentos fermentados los de uso regular en cuanto al fortalecimiento del sistema inmune, entre ellos kéfir, chucrut y kombucha.

Dra. Robin Berzin: Carnes magras, garbanzos y alimentos fermentados

Otras fuentes de cinc son las carnes de ave, los cangrejos, los frutos secos y los garbanzos. Entre el 50-80% de tu sistema inmunológico se centra alrededor de tu intestino. Las bacterias en el intestino -micriobiota- tienen en realidad un profundo efecto sobre el sistema inmunológico [si te interesa este tema puedes aprender más aquí]. Los alimentos fermentados ayudan a promover un equilibrio saludable de bacterias beneficiosas en el intestino. Esto estimula el sistema inmune de una manera favorable preparándola como la primera línea de defensa contra patógenos tales como bacterias o virus dañinos. Un desequilibrio de bacterias desfavorables da lugar a un sistema inmune debilitado. Finalmente, las setas de nuevo son consideradas clave si lo que se pretende es fortalecer  el sistema inmune, al proporcionar una serie de nutrientes como vitaminas del complejo B, vitamina C y calcio, proteínas y fibra.

brocoli-728x364

Sara Gottfried: Kéfir de coco, semillas de lino y crucíferas

Para reforzar la inmunidad puede ser útil evitar los cereales, los productos lácteos, las solanáceas, y el exceso de estrés. Todos ellos favorecen un sistema inmune hiperactivo y, por lo tanto, debilitado. Para mantener la microbiota, en cantidad y diversidad, los alimentos fermentados (kimchi, kombucha, chucrut, kéfir, natto…) y fibra soluble, como las semillas de lino y chía, las legumbres o las verduras crucíferas, como el brócoli y las coles de Bruselas. Todos estos alimentos nutren tu intestino y aumentan la inmunidad.

Dr. Vicent Pedre: Setas

Las setas, ricas en beta-glucanos, son considerados como “modificadores de la respuesta biológica”, ya que influyen en la actividad del sistema inmune. Algunas setas son potentes estimuladores de las células NK, “natural killer”, que son las células asesinas naturales del sistema inmune que tienen como objetivo las células infectadas por virus así como las células cancerígenas.

Uno de los favoritos son los hongos shiitake, secos o frescos, son deliciosos y suponen un gran extra en cualquier sopa. Así que al primer síntoma, por leve que sea, sería bueno que te preparases una sopa -en menos de 20 minutos la tienes organizada-. Y si no tardas mucho desde el primer estornudo, verás que al día siguiente te sientes mucho mejor.

Con Amor
Natalia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *