Los mejores alimentos para el cerebro

Los mejores alimentos para el cerebro

Los arándanos

Son uno de los alimentos más ricos en antioxidantes conocidos por el hombre, destacando la vitamina C y la vitamina K y su aporte de fibra. Debido a sus altos niveles de ácido gálico, los arándanos son especialmente buenos para proteger el cerebro de la degeneración y del estrés. Son tan beneficiosos frescos como congelados.

El brócoli

El brécol, uno de los alimentos que más pueden contribuir a construir salud para tu cuerpo, es uno de los mejores alimentos que existen para el cerebro. Sus altos niveles de vitamina K y de colina ayudan a mantener tu memoria aguda.

Por otro lado, su alto contenido en fibra te hará sentir satisfecho rápidamente. Pero si por algo más te tienes que aficionar al brécol es por su alto contenido en vitamina C, una sola taza aporta 150% de su ingesta diaria recomendada.

La remolacha

Desgraciadamente, no es fácil encontrar consumidores fieles de este maravilloso tubérculo. Es una lástima porque es una de las plantas más nutritivas que podrías comer. Reducen la inflamación, son ricos en antioxidantes y ayudan a eliminar toxinas de la sangre. Además, la remolacha aumenta el flujo sanguíneo al cerebro, ayudando a mejorar el rendimiento mental, gracias a la acción de los nitratos naturales que contiene. Por otro lado, la remolacha ayuda a aumentar la energía y el rendimiento en el deporte.

avocadoonwoodtable

El aguacate

Ricos en ácidos grasos monoinsaturados, esta fruta es una de las más saludables que puedes consumir. El aguacate tiene cierta mala prensa precisamente por su alto contenido en grasa, absolutamente inmerecida desde mi punto de vista. No solo deberíamos reconsiderar nuestra percepción del consumo de grasa para crear salud, sino que   es una de las denominadas grasas “buenas”, de las que estabilizan el nivel de azúcar de tu sangre o regulan tu colesterol o hace que tu piel brille. En fin, ¡como para perdérsela!

Además, los aguacates son una excelente fuente de vitamina B y vitamina C. También es la fruta, en relación a las demás, con mayor cantidad de proteína y el contenido en azúcar más bajo. Por otro lado, su contenido en vitamina K y ácido fólico, contribuye a prevenir la formación de coágulos sanguíneos en el cerebro, y a mejorar la función cognitiva, especialmente la memoria y la concentración.

¡No está nada mal! ¿No te parece? Su textura cremosa les hace maravillosos no solo para añadirlos a una ensalada, sino para preparar deliciosos bocadillos, batidos, patés, mousse, galletas, etc.

El caldo de hueso

Esta antiguo alimento está lleno de beneficios para la salud, que van desde fortalecer el sistema inmunológico, a mejorar la salud de las articulaciones y superar las alergias alimentarias.

Sus altos niveles de colágeno ayudan a reducir la inflamación intestinal, y su aporte de aminoácidos como la prolina y la glicina colaboran en que su sistema inmunológico funcione correctamente, así como en mejorar la memoria. Es de esos alimentos que curan el cuerpo de adentro hacia afuera.

El huevo

O más concretamente, la yema de huevo contiene grandes cantidades de colina, que se asocia a una mejor función neurológica, además de ayudar en el desarrollo del cerebro del feto. Pero si esto te parece poco, te diré que comer huevos puede contribuir a tu felicidad. Así es, al descomponerse la colina da lugar una molécula que participa en la producción de las hormonas de la felicidad: serotonina, dopamina y norepinefrina.

Si tu preocupación por el colesterol te mantiene alejado de este completo alimento, te contaré los estudios muestran que comer huevos no afecta al nivel de colesterol de los adultos sanos. Además, los huevos son una de las fuentes más baratas de proteína de calidad. Eso sí, que sean ecológicos.

apio tallos

El apio

Para mí, el apio es un vegetal modesto en apariencia pero la gran cantidad de beneficios que aporta hace que juegue en otra liga. Sus altos niveles de antioxidantes y polisacáridos actúan como antiinflamatorios naturales y pueden ayudar a aliviar los síntomas relacionados con la inflamación. Lo puedes incluir en licuados, ensaladas, caldos o simplemente como snack.

El aceite de coco

El aceite de coco es uno de mis preferidos, y sin duda uno de los alimentos más versátiles – y beneficiosos – que hay. Especialmente si hablamos del cerebro.

El aceite de coco, entre sus innumerables beneficios, puede destruir las bacterias dañinas del intestino y también funciona como un antiinflamatorio natural, suprimiendo las células responsables de la inflamación. Puede ayudar con la pérdida de la memoria a medida que envejece.

El aceite de oliva virgen extra

¡Qué podría decirte que no sepas ya de los beneficios para tu salud de consumir aceite de oliva! Tal vez que es un alimento excepcional para el cerebro. Gracias a los potentes antioxidantes conocidos como polifenoles que contiene, puedes revertir los cambios en el aprendizaje y la memoria, debidos a la edad y a la enfermedad.

Por otro lado, el aceite de oliva virgen extra, especialmente el de variedades como la Picual, es rico en oleocantal, una molécula recientemente descubierta, que posee propiedades anti inflamatorias similares a las de los AINES como el ibuprofeno. Pues bien, un reciente estudio sugiere que el oleocantal es un potente enemigo de las ciertas proteínas tóxicas para el cerebro inducen la enfermedad de Alzheimer.

Te aconsejo que utilices un aceite de oliva de calidad y en frío, es decir, evita calentarlo, pero si lo haces, que no sea durante mucho tiempo ni a grandes temperaturas.

 chocolate barra

El chocolate negro

El chocolate está repleto de flavonoles, que tienen propiedades antioxidantes y anti-inflamatorias. También pueden ayudar a disminuir la presión arterial y mejorar el flujo sanguíneo hacia el cerebro y el corazón.

Espera un momento antes de irte corriendo al supermercado para llenar tu despensa de chocolate. La mayor parte del chocolate que verás está altamente procesado y con pocos beneficios. La regla de oro para elegir un buen chocolate es: cuanto más oscuro, más beneficioso para la salud. Así que evita el chocolate con leche y elige los que tiene al menos el 70% de cacao.

Las hojas verde oscuras

Las hojas verdes son ricas en luteína, betacaroteno, ácido fólico y vitaminas A. Pero si por algo destacan es por su contenido en vitamina K –una taza de col rizada Kale contiene 684% de la dosis diaria recomendada-, ayudando a combatir la inflamación, a mantener los huesos fuertes y las encías sanas o mejorando las funciones cerebrales entre otras muchas cosas.

Un reciente estudio, que evaluó los hábitos alimenticios y la capacidad mental de más de 950 adultos mayores durante un promedio de cinco años, sugiere que el consumo de una o dos raciones de hoja verde al día enlentece el deterioro mental y puede ayudar a mantener lejos la demencia.

El salmón

El salmón salvaje está lleno de ácidos grasos omega-3, los cuales son imprescindibles para ayudar a mantener el cerebro funcionando sin problemas y mejorar la memoria. Así que si comes pescado, intenta incluir esta maravilla de la naturaleza en tu menú.

flor_de_romero_1

El romero

Entre los muchos beneficios que nos aporta esta hierba destaca que es rica en ácido carnósico, el cual ayuda a proteger el cerebro contra la neurodegeneración. Este efecto lo consigue al proteger el cerebro contra los radicales libres, que están vinculados a la neurodegeneración, enfermedad de Alzheimer, accidentes cerebrovasculares y el envejecimiento normal en el cerebro.

También ayuda a proteger la vista del deterioro, gracias a sus altos niveles de antioxidantes y propiedades anti-inflamatorias.

Las nueces

Los frutos secos en general y las nueces en particular puede mejorar su salud cognitiva. Un reciente estudio sugiere que comer un puñado de frutos secos al día puede ayudar a la memoria, la concentración y la velocidad a la que el cerebro procesa la información. Son excelente fuentes de proteína y grasa de calidad pero sus altos niveles de antioxidantes, vitaminas y minerales también mejorar el estado de alerta mental. Por otro lado, su alto contenido en vitamina E también puede ayudar a prevenir la enfermedad de Alzheimer.

La cúrcuma

No me canso de hablaros de esta maravillosa especia, pero es que se lo merece. Sus magníficas propiedades curativas han hecho que esta antigua raíz se haya utilizado a largo de la historia. Estas propiedades se deben principalmente a la curcumina, un compuesto químico que se encuentra en la cúrcuma, que hacen de esta raíz uno de los agentes antiinflamatorios más poderosos (y naturales).

La cúrcuma también ayuda mantener su sistema inmunológico saludable, además de mejorar el consumo de oxígeno del cerebro, manteniendo la alerta y capaz de procesar la información.

Con Amor,
Natalia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *